sábado, 12 de septiembre de 2015

Me llaman de Sanidad , ¿Qué querran?,me rindo y yo colaboro, si insisten lo afirmo todo.

Expedientes sancionadores a las oficinas de farmacia de la Comunidad de Madrid. Las “COMPARECENCIAS” ante la Consejería de Sanidad.

Inmaculada Gómez Soto .
Socio -Fundador Gómez Córdoba Abogados

En esta ocasión abordaremos las temidas comparecencias a que son llamados los sufridos farmacéuticos de Madrid por parte de los Inspectores de nuestra Comunidad.

La citación llega en forma de una breve misiva, encabezada por el nombre y dirección del farmacéutico, que simplemente dice: “por motivos relacionados con la atención farmacéutica se le cita a usted en estas oficinas en un día y horas determinados”
Còmo también reseñan en la carta un número de teléfono la primera reacción del boticario es hacer uso del mismo para que le indiquen de que se trata –ya que salvo casos puntuales en las que ha existido un hecho previo desencadenante (solicitud de hojas de reclamaciones por parte de un cliente, llamada de la comisión deontológica del colegio) – el farmacéutico esta ignorante por completo de cual sea el motivo por el que se le llama a comparecer.

Acción inútil, desde la Inspección le indicaran que no se le dará ningún tipo de información por teléfono y que ya se enterara el día en que acuda a la Consejería de Sanidad a “colaborar con la inspección”.

Pues bien, estas “llamadas a filas” pueden ser por un sinfín de motivos, entre los más frecuentes, la reclamación por parte de un cliente de la farmacia ante el Colegio de Farmacéuticos o ante la Consejería de Sanidad por la confusión en la dispensación de un medicamento por otro, el servicio a residencias, la dispensación de varios envases de medicamentos de más de 100€ en el mismo mes y al mismo paciente; la denuncia por parte de otro compañero por el incumplimiento del horario oficial; …

La finalidad de la comparecencia no es otra que la de sentar la base para iniciar un procedimiento sancionador con las respuestas que se recogen del titular de la farmacia; solo un 1% de los farmacéuticos que ha acudido a una de ellas se libra de la imposición de una sanción.

Lo primero que conviene decir después de esta introducción es que las comparecencias están contempladas en la ley como algo excepcional, siendo voluntarias para los ciudadanos; en la Consejería de Sanidad invierten este principio consagrado por la Ley de Procedimiento Administrativo y citan a comparecer de forma casi cotidiana bajo siniestras amenazas para el caso de no acudir, alegando una obstrucción a la labor de la inspección. 

Nuestro consejo es que nunca se debe responder en el momento a las preguntas de la inspección; ellos llevan preparando el interrogatorio semanas o al menos días, con un objetivo concreto: obtener una auto inculpación del titular.

El titular, en la mayoría de los casos, con la mejor intención ofrece todo tipo de explicaciones al hecho puesto de manifiesto; todas estas explicaciones servirán posteriormente sin excepción para justificar la imposición de una sanción; como quiera que una negativa a declarar también justificará la imposición de una sanción por falta de colaboración con las labores de la inspección, la mejor opción es siempre manifestar nuestro deseo de ayudar a la inspección a esclarecer los hechos que se están exponiendo y alegar claramente que dado que ignorábamos por completo el motivo de la cita no tenemos suficientes datos pata responder a lo que se nos pregunta; solicitando un plazo de cinco días para responder por escrito y de forma reflexiva a lo que nos solicita el inspector. 

De esta manera no nos negamos a colaborar pero podemos reflexionar la respuesta tranquilamente en casa o confeccionarla junto a un abogado que nos puede aclarar las consecuencias o implicaciones de las manifestaciones que realicemos para contestar a la inspección.. 

Como decimos las más corrientes vienen motivadas por la denuncia de un cliente de la farmacia, que en muchas ocasiones previamente a rellenado una hoja de reclamaciones, conviene siempre hacer manifestaciones al final de la hoja exponiendo nuestra versión de los hechos pues ello indicará que desde el inicio hemos manifestado nuestra oposición. 
Esperemos que estas breves indicaciones ayuden a los farmacéuticos a eludir las fuertes sanciones económicas que se llevan la ganancia de varios meses engrosando las mermadas arcas de la Comunidad de Madrid. 

Entendemos con el legislador que es importante el correcto funcionamiento de las oficina de farmacia dentro de la legalidad para dar un mejor servicio farmacéutico a los pacientes de la farmacia, pero ello no quiere decir que un simple fallo humano sin consecuencias deba llevar aparejada una sanción económica que neutralice la ganancia de varios meses del farmacéutico; que ya está siendo bastante castigado por la crisis y las continuas bajadas de los precios y los márgenes de medicamentos 
Como decíamos en el anterior articulo las exageraciones en la calificación de las infracciones y las elevadas multas económicas que pueden llegar a imponer aconsejan en todos los casos, ser muy prudentes y cautos a la hora de realizar ningún tipo de manifestación en una de estas comparecencias, pues ya decimos que desde la Consejería de Sanidad se llevan preparando varios días o semanas las preguntas con el objetivo de sacar a relucir una infracción concreta; mientras que el farmacéutico acude a la misma sin tener ni idea de las graves y negativas consecuencias económicas que sus respuestas pueden producir.