sábado, 25 de julio de 2015

Salario neto,salario bruto... he ahí la cuestión

Nuria Bartolome .Departamento de Laboral
Gómez Córdoba Abogados SL
¿Su empresa pacta los salarios de los empleados en neto?

Conozca los peligros de este pacto :
Muchas empresas a la hora de negociar el salario con un nuevo empleado, deciden hacerlo en neto, este hecho parece cómodo para empresa y empleado ya que conocen el líquido que percibirá el empleado pero,


¿cómo puede afectarnos en un futuro?


Primeras nóminas a neto.-El artículo 26.4 del Estatuto de los Trabajadores recoge que “Todas las cargas fiscales y de Seguridad Social a cargo del trabajador serán satisfechas por el mismo, siendo nulo todo pacto "en contrario”, esto supone que, en realidad, se está pactando un salario bruto que nos permite obtener el neto pactado tras las retenciones correspondientes.
En un primer momento, tras el pacto del importe, no tiene porqué existir conflicto ya que el
empleador conoce, previamente al ingreso del trabajador, los costes totales de dicho neto.

Posteriores modificaciones de las cargas fiscales

El posible conflicto se origina en el momento en que aparecen los siguientes supuestos:

- Existen modificaciones legislativas que incrementan las cargas fiscales:
En este momento los costes de empresa se verán incrementados ya que, si mantenemos el neto
de la nómina, al incrementarse la retención deberá incrementarse el salario bruto y por lo tanto
las retenciones a ingresar en hacienda por parte de la empresa y en la seguridad social
, aunque el empleado continúa percibiendo el mismo salario y no es consciente del esfuerzo de la empresa.

- Existen modificaciones legislativas que reducen las cargas fiscales o situaciones personales
que reducen el tipo impositivo (nacimiento de hijo, declaración un grado de discapacidad,…):
En este momento los costes de empresa se reducen ya que, manteniendo el neto de la nómina, el
salario bruto se reduce disminuyendo los importes a ingresar de IRPF y Seguridad Social. Este
hecho puede hacer que al empleado, que hasta el momento le parecía conveniente percibir el
mismo líquido cada mes, reclame a la empresa que se refleje en su nómina dicha reducción.

- El empleado solicita un IRPF superior al que corresponde en función de su contrato:
Este caso podría aparecer en supuestos de contrataciones a lo largo del año fiscal, el empleado
ha trabajado en otra empresa y solicita un tipo superior de cara a no tener que soportar el cargo
en la declaración de la renta, pero si el salario está pactado en neto esto supondría que es el 
empresario quien asumiría las obligaciones del empleado.

Conclusión:
En vista de los supuestos recogidos y de cara a evitar posibles conflictos laborales, es 
recomendable el pacto del salario bruto en contrato en todos los casos, de esta forma, a lo
largo de la relación laboral, evitaremos conflictos y costes salariales incrementados
innecesariamente.